Los videojuegos, una ayuda para el desarrollo de los niños

Psiquiatría y Psicología. Videojuego

Un proyecto de investigación de los hospitales analiza los problemas de aprendizaje infantil

Los videojuegos, una ayuda para el desarrollo de los niños

Un proyecto de investigación del Complejo Hospitalario Universitario de Granada ha analizado los problemas de aprendizaje en niños y ha diseñado como complemento una guía para que los padres conozcan los diferentes tipos de videojuegos y sus beneficios en el desarrollo de funciones neuropsicológicas. La investigación, desarrollada en el complejo de hospitales de Granada y financiada por el Instituto de Salud Carlos III, ha analizado los problemas de aprendizaje en cerca de 200 niños y un grupo de control para diferenciar afecciones como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDH) de otras como la dislexia u otras alteraciones en la lectura.

La investigadora principal, la psicóloga clínica Carolina Laynez, ha detallado que esta investigación sirvió para constatar que cerca del 40 % de los niños derivados a su unidad presentaban TDH y otras complicaciones que requieren actuaciones diferenciadas para su mejora.

Con el objetivo de facilitar la tarea a los padres de estos niños, el equipo ha diseñado, junto a personal del Área de Gestión Sanitaria Sur, una guía que usa los videojuegos como instrumento para fomentar una aprendizaje y que diferencia estos entretenimientos por edades, dificultades y áreas del desarrollo que incentivan. “Sirve para orientar a los padres y que sepan qué tipo de videojuegos ayudan a sus hijos con tablas que orientan sobre su empleo en el desarrollo de funciones cognitivas concretas”, explica Laynez.

La guía “Toma el mando. Ser padres en la era digital”, recopila las funciones neuropsicolígicas que se pueden trabajar con estos videojuegos y que van desde las más simples, como el control óculo manual, a otras más complejas como la organización y la memoria visual, la atención, el razonamiento o funciones ejecutivas. “El uso de videojuegos, si se hace bien y de manera controlada, puede ayudar al desarrollo de los niños porque enseña, por ejemplo, a organizar un trabajo para lograr completar la misión”, asegura la autora principal de la investigación, del departamento de Atención Temprana, Neurología y Psicología de los hospitales granadinos.

Esta guía ofrece un recorrido por diferentes sagas y plataformas de juego y explica a qué edades se recomienda su uso y cómo sirven para desarrollar la memoria visual, el razonamiento perceptivo que mejoran algunos puzzles o la atención sostenible de clásicos como “Dr. Mario”.

Este trabajo complementario a la investigación ha recalcado que el uso de videojuegos potencia capacidades cognitivas y sirve además para canalizar emociones y ha concluido que sus consecuencias adversas responden a un mal uso y un exceso de tiempo dedicado a este tipo de ocio, que puede provocar adicción.